¿Quieres hacer presentaciones efectivas? Hazte con tu audiencia

¿Recuerdas alguna vez en la que asististe a una presentación o conferencia que fue un “auténtico dolor”, tuviste que pellizcarte la pierna o tomar 1 litro de café para no caer en los “sueños de Morfeo”? O peor aún, eras TÚ quien hacía dicha presentación?!

Conectar con la audiencia significa saber involucrarles con la presentación y retener su atención, por lo que lo principal es ser capaces de captar su interés. Si no tienen ningún interés en lo que estás diciendo o en el tema, es muy complicado que consigas retenerles. Entonces,
¿Cómo nos podemos asegurar que captamos el interés de la audiencia?

Tómate tu tiempo y analiza cómo vas a transmitir tu mensaje, qué palabras usar a la hora de presentarlo o qué formato de comunicación vas a usar.

Piensa en buenos interlocutores/narradores y en cómo éstos consiguen “llegar” a su público y hacer que sus historias sea tan interesantes que mantengan a la audiencia “enganchada”.

En general, utilizamos 4 canales de comunicación para transmitir nuestro mensaje:

• Voz
• Lenguaje corporal
• Visual
• Palabras

Es a través de la integración y del constante “cambio” entre estos 4 canales, donde realmente podemos captar y mantener la atención de nuestro público y sobretodo su interés.
Te cuento cómo lo puedes hacer.

1. Voz

A través de la voz hay cuatro aspectos con los que “jugar” y practicar a la hora de presentar:

Volumen

La importancia del volumen a la hora de comunicar es vital. Por ejemplo, si estás en una habitación llena de gente y alguien comienza a gritar en voz alta, ¿llamaría tu atención? O si alguien hablara contigo y comenzara a susurrar, ¿prestarías más atención? Podemos usar nuestro volumen para enfatizar y para captar la atención de la audiencia.

Tono

Con el tono de voz podemos llegar a transmitir emociones, por eso es un importante aliado a la hora de comunicar. Si transmites emoción, pasión o tristeza a la hora de usar las palabras, captarás la atención de más público, mucho más que si hablases monótono. ¡Las mismas palabras usadas con tonos diversos pueden crear diferentes significados y estados de ánimo!

Velocidad

Similar al tono, podemos usar la velocidad de nuestro discurso para captar la atención. Para transmitir emoción a menudo hablamos más rápido y más fuerte; por otro lado si disminuyes la velocidad crearás énfasis en el mensaje.

Pausas

Elegir cuándo hacer pausas y cómo hacerlas puede hacer de nuestro mensaje un auténtico éxito. Éstas, por ejemplo, pueden crear suspense y anticipación de la información a seguir y, una vez más, atraer más aún la atención de nuestros oyentes.

2. El lenguaje corporal

Siempre trato de ser tan extrema como pueda con mi lenguaje corporal, y más aún a la hora de hacer una presentación.
A algunos nos es innatos comportarnos así, pero si no sientes que has nacido con este don, con un poco de práctica podrás llegar a ser “Reina de las posturas y los gestos”.

Cuanto más grandes sean tus gestos, más impacto y atención serás capaz de obtener, especialmente si tienes delante una gran audiencia.

Nuestro lenguaje corporal(comunicación no verbal) apoyará a nuestro lenguaje oral, y con un volumen apropiado, tono, velocidad, junto con gestos y movimientos atractivos, ¡cualquier presentación cobrará vida!

Hacer gestos amplios, tener un lenguaje corporal abierto, estar apoyados en un lado del cuerpo y sonreír, a menudo crean presencia y proyectan confianza y confort. Por lo general, cuando la audiencia ve que el presentador está relajado y cómodo, se vuelve más cómoda y esto crea un ambiente ideal para que la presentación sea atractiva.

3. Comunicación visual

Hacer una presentación disruptiva y atractiva, captando toda la atención y el interés de nuestro público con fotos, imágenes reales y colores vivos es mucho más atractivo, y es más probable que mantengas la atención de la audiencia que si sólo hay texto, más texto y más texto que casi no se puede leer de lo pequeño que queda…
Como dice el refrán, “una imagen vale más que 1000 palabras”, o en nuestro caso, una imagen puede contar la historia de 20 diapositivas de una presentación!

4. Palabras

Las palabras que decidas utilizar deben tener un propósito claro y transmitir el mensaje clave de la presentación, a parte de mencionar su relación intrínseca con lo que queremos comunicar.

Si usas las palabras correctas en el momento y contexto adecuado, no sólo serás capaz de ofrecer una gran presentación, sino también podrás ofrecer una presentación persuasiva e influyente!
Como cualquier forma de comunicación, para hacer esto, por supuesto, deberás conocer a la audiencia!

Por ejemplo:

¿Crees que tu audiencia tiene más interés por hechos, estadísticas o por historias pasadas (esto es más fácil de recordar para algunas personas)?

¿Crees que tu público pueda llegar a necesitar ejemplos de gente influyente con credibilidad y liderazgo o ejemplos con los que puedan relacionarse?

¿A tu audiencia le gustaría ser parte de la presentación y participar a través de preguntas, o es un público más estático y poco participativo?

Todos estos factores ayudan a que la presentación sea persuasiva e influyente. Sin embargo hay muchos más ejemplos. La próxima vez que te topes con un gran comunicador o presentador, toma notas de aquellos factores que he compartido en este post y cómo dicho comunicador hace uso de ellos (los 4 canales!) .

 

¿Hay alguna técnica o truco que usas, que realmente te ayuda a la hora de comunicar o hacer una presentación? ¡Compártelos con nosotros!

 

Photo by Freepik

Trabajar con objetivos: Reflexiones y qué esperar del proceso

***Este episodio se grabó como parte de la serie “Mujeres en Business” por lo que la identidad visual de esta página respeta los colores (antiguos) de ese proyecto***

*** Último episodio de la serie del podcast sobre objetivos: anteriores episodios: 23 y 24 ***

COSAS A TENER EN CUENTA TRABAJANDO CON OBJETIVOS

1.Disciplina y foco

Haz pequeños pasos cada día. Usa 15’ antes de acostarte para planificar lo que harás al día siguiente. Decide una y una sóla cosa que harás posible sí o sí esa semana y ése día y concentrate en ella al 100%. Considera esta cosa como un fracaso si no la alcanzas.

2. Siempre habrá imprevistos

Establece un tiempo para los imprevistos dentro de tu rutina y deja margen de tiempo en tu calendario para imprevistos. Dedícales el tiempo para que no te cojan de sorpresa y acaben afectando a la tranquilidad con la que llevar este proceso.

3. Habrá momentos en los que te pondrás en discusión

En todo este proceso habrá momentos en los que te dirás a ti misma que no puedes, que no lo vas a conseguir y ni merece la pena intentarlo o dedicar tiempo. Pondrás en discusión tus elecciones.
El primer paso para superar estos momentos es saber que existen. Sentirás que no serás lo suficientemente capaz para hacerlo, notarás el “impostor syndrome” esta voz que te intentará mover hacía no creerte tus capacidades. En estos casos párate y práctica mindset. Ahí es donde te tienes que apelar a la mentalidad positiva de lo posible y decir que sí lo vas a hacer y darás el primer paso.
En estos momentos re-conecta con el por qué de todo esto: lo que de verdad te mueve por dentro hacía tu objetivo y vuelve a visualizar la imagen de tu objetivo que te comenté en el episodio 23.

4. El proceso implica una evolución continua

Los micro-objetivos no están escritos en piedra. El objetivo final sigue fijo pero precisamente tienes periodos de revisión para decidir modificar el camino. Es fundamental pasar por momentos de revisión, rectificar y admitir que no pasa nada por equivocarse y rectificar curso durante el proceso, más bien es importante que pase.

FRASES DE INSPIRACIÓN

Confucio: “Cuando parece cierto que los objetivos son inalcanzables, no cambies los objetivos, cambia las acciones y pasos intermedios”

Zig Ziglar: “Lo que obtienes consiguiendo tus objetivos no es tan importante como la persona en la que te habrás convertido por conseguirlos”

 

¡Gracias por escuchar! Si te ha gustado este episodio por favor compártelo y así el mensaje llegará a más profesionales que buscan crecer y dar el salto. ¡Gracias!